Memoria de la Biblioteca y Filmoteca de Navarra.

1.      El edificio de la sede de la Biblioteca y Filmoteca de Navarra se encuentra en un límite claramente definido por el final del tejido residencial del barrio de Mendebaldea. El solar está frente a una futura zona verde que tiene como límite los taludes que ha ido modelando el río Arga, el mismo límite que tiene hacia el norte el perímetro de la meseta sobre la que se asienta Pamplona. Este lugar también define el final de una corona de equipamientos que, como un anillo, rodea el centro de la ciudad hacia el sur, por donde ha sido posible el crecimiento de la ciudad.

Las condiciones del solar y del programa del equipamiento natural no permitieron continuar con el criterio que tiene el tejido residencial de Mendebaldea, donde los espacios abiertos entre bloques tienen una continuidad visual hacia el horizonte. De nuevo, la posición de límite que debe recoger el edificio hacia la ciudad obliga a que las esquinas del mismo aparezcan como final de estos espacios abiertos entre bloques.

2.     La fragmentación del volumen virtual del edificio se debe también a la implantación de un nuevo espacio público, un gran vestíbulo exterior hacia el futuro parque que, con una suave pendiente, define una superficie pavimentada que seria la posible zona de actos culturales y proyecciones de películas al aire libre.

3.     Así, desde esta implantación, la organización general de los espacios del edificio es la siguiente:

· las zonas de más uso por parte del público se encuentran en la planta baja, la zona de audiovisuales, la hemeroteca,  la zona de préstamo cdu y la biblioteca infantil.

· la sala de proyecciones vinculada a la Filmoteca de Navarra y la sala de exposiciones del edificio se sitúan en la planta sótano, con un gran vestíbulo común que puede acoger también actividades vinculadas a cualquiera de estos dos ámbitos.

· los depósitos de fondos documentales se encuentran en un sector, que ocupa parte de la primera y la segunda plantas, hacia el norte y el noreste.

· los espacios del área de fondos especializados y fondo local de la Biblioteca de Navarra así como los fondos audiovisuales del INAAC, se encuentran distribuidos entre la primera y la segunda planta, orientados a sur y suroeste, alrededor del espacio público de nueva creación.

· finalmente, las zonas de trabajo se encuentran también distribuidas entre la primera y la segunda plantas en otro bloque orientado hacia el sur y sureste.

Desde el acceso principal del edificio, en la esquina noreste, se definen dos ejes de circulación. Uno estos ejes de acceso sigue la sección transversal del edificio y relaciona la zona de acogida con el espacio público de nueva creación, a través de unas rampas y escaleras que también dan acceso a la biblioteca infantil, y a la zona de actividades culturales. El otro eje de circulación interior del edificio es el que sigue su sección longitudinal, y es exclusivo de los espacios de uso público de la biblioteca. Este elemento se conforma a través de una rampa que arranca desde este vestíbulo ligado al nuevo espacio público y relaciona todas las dependencias de la biblioteca hasta la segunda planta, donde se entrega a una plataforma interior que se sitúa sobre una de las salas de lectura.

4.     La relación de los espacios interiores de la biblioteca con el territorio se va modificando con la extensión de los diferentes planos horizontales del edificio que, según la orientación, se ve matizada por los diferentes elementos de cerramiento vertical. Así, los cerramientos de los depósitos de fondos documentales, que se encuentran en la esquina norte, son más opacos, permitiendo el paso de una luz tenue hacia el interior. Las zonas de lectura y de trabajo se organizan alrededor de este espacio público de nueva creación que se abre hacia el suroeste, permitiendo una buena orientación y una amplia relación visual con el territorio, que permite la posición geográfica del edificio y su relación con la futura zona verde.

5.     Hacia el parque, la geometría de las superficies de césped conforma la relación de los espacios de uso público de la planta baja con el espacio exterior, que se organiza como umbral entre el edificio y el parque.

Autor: Dr. Manel Ferrer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.