Tesis Doctoral del Dr. Marc Arnal Huguet

Posteado por
29Dic

L’art de viure. Cases per a artistes a Cadaqués. L’art concret com a generador d’arquitectura. Peter Harnden i Lanfranco Bombelli

Autor : Arnal Huguet, Marc
Director/a: Dr. Terradas Muntañola, Robert
Codirector/a: Dr. Rovira Llovera, Teresa
Fecha de defensa: 08-07-2016
Lugar : Sala de Graus,
Tribunal : Dr. Jaume Freixa, Dr. Josep Fuses, Dra. Anna Martínez
Resumen : La presente tesis analiza las obras construidas o proyectadas por los arquitectos Peter Harnden i Lanfranco Bombelli en Cadaqués entre los años 1959 y 1971 para clientes artistas o relacionados con el mundo del arte: el galerista George Staempfli, los escultores Mary Callery y Xavier Corberó y el editor Jean Claude Fasquelle. Durante los años 60 y principios de los 70, cuando España estaba inmersa en plena dictadura, Cadaqués era un centro cultural internacional de primer orden donde pasaban los veranos artistas de la categoría de Dalí, Duchamp, Man Ray , Hamilton, Roth, Casamada, Tharrats entre otros. Después de la muerte de Peter Harnden en el 1971, Bombelli continuó construyendo en Cadaqués cada vez con más intensidad. La apertura de la galería Cadaqués propició que la relación entre el arquitecto y el mundo del arte se potenciara. Uno de los primeros proyectos que el italiano desarrolló en solitario fue la reforma de una antigua fábrica de salazón de pescado que reconvirtió en casas y talleres para artistas y galerías de arte. Se estudia cómo fue la relación entre estos singulares clientes y Harnden y Bombelli, todos ellos unidos por la pasión por la arquitectura, por Cadaqués y por el arte. Se estudia como en el marco de la población ampurdanesa el arte y la arquitectura interactúan para fundirse y obtener así unos edificios de una potente abstracción y de una gran pureza y modernidad, expulsando todo lo inútil, innecesario y superfluo -al igual que lo hace la arquitectura popular- y como los espacios resultantes de esta arquitectura influyen en las vidas de sus singulares habitantes y en sus obras, sobre todo, cuando se producen en estas excepcionales arquitecturas. El arte, y sobre todo el del siglo XX, ayudó a la arquitectura a desprenderse de todo lo inútil e innecesario que puede ser más fruto de representatividad o perjuicios que de un diseño ideado para el disfrute de la vida. El arte, en tanto que nos libera y nos ayuda a entender la vida de otra manera, nos debería llevar a una concepción mucho más libre de la misma. Podremos hablar entonces del arte de vivir.
ImatgeBlogPNG
Archivado en:

Comentar

Tu dirección e-mail no se publicará.

Iniciar sesión