Los ingenieros de La Salle-URL comparten las últimas novedades y proyectos en el campo de las soluciones de red en ingeniería telemática.

11 Mayo 2022 | Publicado por userDataCenter

La importancia de las tomas de tierra en el CPD

¡Buenos días, compañeras y compañeros de la Salle! En esta entrada que se os trae hoy aquí hablaremos sobre la importancia que tienen las tomas de tierra en los centros de procesamiento de datos.

Una toma de tierra une el conector (un enchufe o cualquier elemento por el cual circule cierta carga eléctrica) con la tierra para que en caso de una fuga de corriente toda ella fluya hacia un lugar seguro donde no dañara ni personas ni material.

La instalación de una toma de tierra en los CPDs es fundamental para garantizar la seguridad de los equipos y sobre todo la de los trabajadores cuando manipulan los equipos o cableado. Una fuga de corriente suficientemente grande podría causar daños físicos y miles de euros en daños materiales dada la degradación o incluso la destrucción que pudiesen sufrir.

Más allá de una fuga de corriente, también hay que tener en cuenta el peligro que supone la meteorología. En el improbable pero posible caso de una caída de rayo, este iría con mucha más potencia que cualquier fuga de corriente pudiendo incluso flanquear contramedidas poco preparadas. No han sido pocos los casos de rayos caídos en CPDs que posteriormente han provocado incendios y largas caídas de servicio: en 2018 un rayo impactó en el centro de procesamiento de datos de Microsoft afectando numerosos dispositivos, afortunadamente no se perdió ningún dato.

Puede parecer que la improbabilidad de que un incidente similar pueda ocurrir, pero cabe destacar que en caso de que ocurra, los daños serían muy altos por lo que a las empresas les conviene equipar correctamente sus CPDs para una ocasión similar. El costo de proteger uno de estos centros contra este tipo de fenómenos es irrisorio frente al precio de todas las reparaciones y pérdida de clientes. Del mismo modo que la ciberseguridad sirve para asegurar el correcto funcionamiento del software de las instalaciones en todo momento, la protección frente sobrecargas eléctricas nos garantiza una continuidad del servicio pese a las inclemencias meteorológicas. 

En cuanto a normativas legales, existen distintos estándares de diseño e implementación de buenas prácticas en lo que a CPDs se refiere, siendo de los más influyentes el BICSI 002 desarrollado por la Industry Consulting Service International. Dicho estándar es capaz de catalogar los distintos centros de datos según su disponibilidad en clases de F0-F4, siendo F0 el nivel más bajo y F4 el más alto. Estas clases implican una serie de requisitos de seguridad ante los distintos fenómenos meteorológicos que puedan llegar a darse a cabo. Por ejemplo, la necesidad de un sistema de protección contra los rayos se determina en todas las clases de acuerdo al análisis de riesgo realizado a través de la norma NFPA 780, la cual ofrece un cálculo de riesgo similar al que se puede encontrar en la IEC 62305-2 para un análisis más en profundidad. En cambio, la protección preventiva mediante un sistema de detección de tormentas es opcional para las clases F0-F3, mientras que está recomendado para F3 y F4 que se encuentren localizados en zonas con alta incidencia de tormentas eléctricas.

Existen también otras organizaciones muy importantes en el sector como la Telecomunications Industry Association (TIA), la cual está acreditada por la American National Standards Institute (ANSI), que clasifica los CPDs en su norma TIA 942 también en cuatro niveles. El nivel 1 hace referencia a la infraestructura básica sin redundancia, que ofrece protección limitada frente a eventos físicos del calibre de los mencionados anteriormente. El nivel 4 , en cambio, se refiere al máximo nivel de seguridad y protección contra casi todos los imprevistos naturales que puedan llegar a suceder. La norma TIA 942 indica que los sistemas de protección contra el rayo son requeridos para los niveles 3 y 4, mientras que en los niveles 1 y 2 queda sujeto al análisis de riesgo según la norma NFPA 780. En cualquier caso, cabe considerar que puede llegar a ser necesario ir más allá de los requisitos que mencionan las normas para conseguir el máximo nivel de protección de los CPDs según convenga en cada caso.

De cara a la elaboración del proyecto que debemos efectuar en la asignatura de “Gestión y planificación de redes”, tendremos en cuenta la importancia de la protección ante fugas de corriente, estudiando la inclusión de las tomas de tierra descritas y os mantendremos informados sobre nuestros avances en posteriores entradas. ¡Muchas gracias por vuestro tiempo empleado en leernos!

Arturo Moseguí y Enric Sasselli

Share

Comentarios

Un artículo interesante sobre las protecciones electricas en los CPDs para evitar incidencias en caso de relampago o avería electrica, un hecho de baja probabilidad pero como comentais con mucha perdida de recursos. 

Atentamente

Eduard Lecha Puig

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
17 + 0 =
Resuelva este simple problema matemático y escriba la solución; por ejemplo: Para 1+3, escriba 4.