La Fábula de los 3 Project Managers

Posteado por
25Jun

Érase una vez tres Project Managers que gestionaban la construcción de tres casas en un bosque cercano a Oklahoma.
casa bosque2A pesar de que las parcelas eran contiguas y que las obras empezaron al mismo tiempo, los propietarios tenían diferentes expectativas y decidieron que cada uno utilizaría el diseño y los materiales que considerasen oportunos. En la reunión de Kick off, alguien recordó que era tierra de lobos.

Los escenarios finalmente seleccionados fueron los siguientes:

Archivado en:

18 comentarios sobre La Fábula de los 3 Project Managers

  1. Habría que ver si el cliente estaba dispuesto a pagar lo que costó la casa de ladrillos.

  2. Creo que como en todas estas fábulas se peca de simplificar excesivamente el problema.
    Por ejemplo, considerando variables como el tiempo medio que hay entre tornados, el coste de construcción de cada alternativa y el coste de vivir a la intemperie mientras se está en construccíón, si el tiempo entre tornados es muy largo, los costes de construcción de la alternativa de paja son bajos y los costes de vivir a la intemperie son altos, podría darse el caso de que la alternativa de paja es la mejor, ¿no?

    • Ciertamente. En este caso la estrategia frente al riesgo sería ACEPTARLO: ninguna medida preventiva pero con un Plan de Contingencia que se activaría en caso que el riesgo sucediese. De todas maneras habría que evaluar si los posibles daños colaterales serían asumibles. Gracias por tu aportación, Luis.

  3. Sencillamente magnifico, no era acaso la fabula de los tres cochinitos, jejeje,

  4. Bienvenido sea cualquier cuento/ fábula/ historia que nos haga reflexionar sobre cómo y por qué hacemos o no las cosas.
    Yo quiero romper una lanza sin embargo, a favor del 2º PM (el que decidió construír la casa de madera), ya que no comparto la interpretación de que “identificó los riesgos PERO decidió…”. En mi opinión, nada es blanco o negro y no debemos obviar las presiones de la organización en la que uno trabaja, la propia prisa del cliente por tener “un techo sobre su cabeza”,…entre otros factores que se me ocurren y que, por su brevedad, no se desarrollan en la fábula.
    Estar orientados al logro, alineados con los objetivos de la organización y para satisfacer al cliente, la triple restricción,…es un “summun de flexibilidad” no siempre recompensado con el éxito…pero de los errores se aprende, no es así?. El aprendizaje y experiencia adquiridos, serían la lección post- fábula para el 2º PM.
    Un saludo,
    Beatriz

    • Hola Beatriz, la actitud del segundo PM es una licencia que me he tomado, pero el caso es que construir la casa de madera era un riesgo en sí mismo que afectaba a la totalidad del proyecto. Impacto 10 sobre 10. Probabilidad indeterminada (pendiente consultar expertos).

      Sí que es verdad que las circunstancias y el día a día hacen que no podamos ocuparnos de todos los riesgos identificados, pero saber cual priorizar es lo que puede marcar la diferencia.

  5. ¿Y si lo que ocurre es un terremoto en vez de un tornado y el resultado es que el que vive en la casa de paja no muere aplastado?

    Coincido con Luis que las fabulas pecan de excesiva simplificación.

  6. Habría que ver porqué tomaron la decisión los 2 primeros de hacer la casa con menor presupuesto, pareciera ser un factor común, lo que podría tener escondido un riesgo de inviabilidad financiera, que no se ha manifestado y que no fue revisado por el tercer PM, que talvez estuviera dentro de sus UNKNOWNS-UNKNOWNS. claro esto es puro supuesto, como el caso.

    En resumen… considero adecuado lo que hizo el tercer PM, sin embargo, no olvidar que estamos en un mundo dinámico, en cuanto a los riesgos y vale la pena hacer un buen ejercicio de identificación al inicio del proyecto para tener tu matriz que irás midiendo todo el proyecto…

    saludos

  7. “no permitas que lo urgente sea mas importante que lo estratégico”

  8. Ya nunca el cuento de los tres cerditos va a ser igual, ya para siempre se verá envuelto en la falta de gestión de los riesgos. Y yo que siempre había pensado que era por pura procrastinación, la pereza en la dirección de proyectos.

  9. Pingback: La Fábula de los 3 Project Managers | Th...

  10. Menos mal que el propietario del tercer escenario puede cobrar una renta a los otros dos ya que, si no se llega a producir el tornado se hubiera pasado toda la vida pagando su casa.
    Hay que buscar el equilibrio entre seguridad y economía.
    Un saludo.

  11. Pingback: La Fábula de los 3 Project Managers | Th...

  12. Ricardo Iván pelcastre septiembre 2, 2013 a las 2:43 pm

    Una pregunta capciosa: los project managers decidieron el diseño de las casas? Porque si ejecutaron correctamente el plan de comunicación y la tolerancia al riesgo de los stakeholders permitió dichos diseños, creo que entonces los 3 fueron acertados. El project manager es responsable de dirigir el esfuerzo del proyecto para entregar resultados, sin embargo no es responsable directamente de que la solución soporte los objetivos de negocio. Creo que ppodría aplicarse este cuento a un business analyst.

  13. Francesc Xavier Garcia Navas octubre 10, 2013 a las 2:21 pm

    Hola a todos,

    Coincido con Beatriz en que las variables con las que trabaja el PM en la gestión de riesgos, son fácilmente cambiantes si un stakeholder con capacidad de decisión e impacto sobre el proyecto incorpora o disipa elementos con los que el PM no contaba en su plan de riesgos inicial.
    Al final, es absolutamente necesario haber realizado el ejercicio de evaluar los riesgos entre los cuales, a menudo no se contempla el de la presión del cliente por que se incorporen los cambios que él quiera. Prestando atención a la gestión de cambios en el proyecto, se puede ir modificando el plan de riesgos.
    Para acabar, intentaré explicar la fábula a mis hijos desde esa perspectiva, a ver qué les parece… Saludos. Francesc X.

  14. Mònica Delgado Jiménez octubre 23, 2013 a las 10:41 pm

    Hola!
    A la pregunta que plantea Luis Balló, mi respuesta es clara y contundente, no solo podemos asumir el coste de no realizar una gestión eficaz de los riesgos, sino que forma parte de la responsabilidad adquirida con el proyecto. Debería ser una obligación. Pues se supone que el PM tiene capacidad suficiente para saber delegar a quien sea conveniente una correcta gestión que tenga en cuenta todos los inconvenientes previsibles.
    Pero esta situación también puede ser un cuento de hadas, y la realidad puede no ajustarse o ser tan tajante, pues como ya se ha apuntado en otros comentarios, el poder del cliente, los stakeholders puede ser superior en ciertos aspectos a lo que la ciencia y la técnica permiten. Y en estos casos, deberia ser el cliente quien asumiera los riesgos.
    De todos modos, la gestión de riesgos si es responsabilidad del PM y su equipo, y por tanto está en su mano el poder sentar las bases de actuación y/o responsabilidad en caso que los riesgos se conviertan en realidad.
    Como apunta Bea, las cosas no son blanco o negro, y en cada caso se nos puede presentar una gama de colores inimaginable con la que el PM debe lidiar.
    Saludos!

  15. A mi me gusta el hecho que los cerditos se ayuden o vivan en comunidad. Cada uno vive la vida a su manera pero ante un suceso se ayudan.
    Es decir, de alguna manera comparten los riesgos. Si hay un terremoto, pueden cobijarse en la casa de paja. Si vienen los lobos, en la de ladrillos. Y si sube el euribor o hay un diluvio, en la de madera.
    ¿No es esta una buena estrategia ante los riesgos?
    Moraleja: “asegurate de tener el riesgo compartido”

  16. No es todos los proyectos los interesados están de acuerdo a asumir el costo de los riesgos. Si no se presentan excelente, pero cuando se presentan y no se tiene un plan de respuesta el malo del cuento es el PM, aquí se debe tratar de que los riesgos desde el inicio del proyecto se den a conocer de forma tangible. Y bienvenidos los relatos en forma de cuento para los PM, son ampliamente ilustrativos. Recuerden estamos para proponer soluciones efectivas a los interesados.

    “Lo que no se mide, no se controla”.

Comentar

Tu dirección e-mail no se publicará.

Iniciar sesión