Urubamba 2017: el paro de docentes

Después de tantos días por el Valle Sagrado (y por la región del Cusco) creemos que debemos, como mínimo, hacer una pequeña reflexión a un problema que este año ha afectado a nuestro proyecto: el paro de los docentes de primaria y secundaria.

Desde fuera podríamos sacar conclusiones precipitadas y simplistas. Pero el problema es mucho más complejo de lo que parece y, por supuesto, grave. Es evidente que con 40 días de paro los primeros afectados de manera significativa son los estudiantes de primaria y secundaria que llevan más de un mes y medio sin ir a la escuela y sin formarse. Han perdido este tiempo de un primer semestre finalizado.

Los docentes, al contrario de lo que le pueda parecer a alguien, también están preocupados por sus alumnos y les sabe mal lo que estos están pasando por el paro (como mínimo con los que hemos conversado que trabajan en Urubamba y también otros que lo hacen en comunidades educativas alto andinas). Pero por otro lado tienen claro que deben defender sus derechos y pedir mejoras a una situación que ellos consideran insostenible en el tiempo. El salario y el método de promoción de niveles o escalas que existen en el sector educativo son los dos grandes caballos de batalla de lucha.

Manifestación de docentes en Cusco el 23 de julio

Manifestación de docentes en Cusco el 23 de julio

Parece evidente que los sueldos de docentes son significativamente bajos, es una realidad. Sobre el método de superación de escalas, a primera vista no es un método simple y es difícil tener una opinión clara para un no iniciado. Nos parece claro que algún sistema de control y promoción debe haber, no automático por supuesto, pero no queda claro si el actual es el mejor o quizá debería revisarse. Además, la situación en Cusco y en el Valle Sagrado se agrava con el esfuerzo que muchos docentes deben hacer para llegar a sus escuelas, puesto que estas se encuentran en comunidades educativas alto andinas de difícil acceso después de un largo trayecto. Este es su día a día.

Nuestra realidad ha sido que el paro ha afectado al Proyecto e-yachay significativamente. Hemos podido realizar parte de las actuaciones que teníamos previstas en las comunidades: revisiones oculares y algunas actividades con las cámaras con los mismos niños que se acercaron a la escuela para dicha revisión. Pero el no poder contactar con los docentes y tampoco con los estudiantes de primaria y secundaria en una clase lectiva ha dificultado claramente toda la actuación planificada. Por un lado, entendemos la posición de los maestros; por otro, nos duele en el alma no haber podido llegar más a los alumnos.

paro1

Las actuaciones en el ISEP La Salle Urubamba se han podido realizar con cierta normalidad, pues la mayoría (cursos de capacitación) iban dirigidos a las carreras de superior, que no estaban en paro (exceptuando un par de días que se unieron a apoyar a sus colegas profesores). Así pues, pudimos realizar las tareas planificadas con normalidad a docentes y estudiantes.

En fin, esperamos que en breve se solucione la situación, se entre al diálogo y se acerquen posiciones puesto que más de 400.000 escolares están en riesgo de perder su curso académico, dado que una ausencia a clase de más de 60 días lectivos provocaría esto. Y seguro que esto no lo quieren ni las familias, ni los profesores ni la sociedad peruana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *