Proyecto Kurku Kallpanchay

El profesor Josep Solà nos hace balance del proyecto con sus sensaciones vividas.

La Educación Física debutaba este verano en el Proyecto Urubamba con el nombre quechua de Kuru Kallpanchay. Los docentes responsables sentíamos una mezcla de ilusión y responsabilidad mientras la camioneta nos acercaba a la comunidad de Huilloc atravesando frondosas montañas. Pese a tener claras las líneas maestras de nuestra actuación, la incertidumbre del choque cultural o la adaptación de las actividades previstas a las posibilidades reales del material de clase nos inquietaban. Fijando la vista en una cumbre nevada, repasábamos mentalmente la secuencia de nuestra intervención pedagógica. Debíamos responder a la confianza de la primera presencia de la Educación Física en el proyecto con  una práctica de calidad. Los ejes de actuación esenciales se concretaban en las siguientes ideas:

  1. Respeto máximo por el entorno natural, evitando una colonización de material desconectado del contexto cultural. Sin haber estado nunca en las comunidades andinas, imaginando los espacios de trabajo por referencias y fotos, deseábamos ofrecer actividades totalmente conectadas con la naturaleza andina, respetando los modestos espacios escolares. El material que debíamos facilitar tenía que estar en consonancia con la idea de respeto, sin instaurar una invasión de material sofisticado que pudiera resultar pretencioso y sin ningún sentido de uso futuro, cuando los profesores ya no estuviéramos con ellos.
  2. El objetivo de las actividades no tan sólo era mejorar los aspectos condicionales y de salud, en alumnos adaptados a la altura y a correr por desniveles sin dificultad, sino también aspectos coordinativos que incidieran en la motricidad oculta a sus exigencias diarias, para enriquecer su bagaje motor. Además, las tareas debían buscar el desarrollo cognitivo e intelectual de los alumnos, la correcta toma de decisiones, la comprensión rápida de conceptos y, modestamente, acercarnos a su idioma propio, el quechua, introduciendo palabras sencillas en la comunicación.
  3. Por último, las actividades se debían basar en una relación de confianza entre todos los participantes, enfatizando la empatía y comprensión de sus necesidades culturales y maneras de expresarse. La comunicación sería cercana, respetuosa y apropiada a la edad de los alumnos. Las actividades pretendían romper las barreras de género, jugar todos juntos, integrar a todos los alumnos independientemente de sus capacidades, de tal manera que ofrecieran una manera de participación democrática y solidaria.

blog2-rHuilloc se nos presentó como una comunidad repleta de niñas y niños vestidos con sus llamativos trajes típicos de colores cálidos, naranjas y rojos. Por deformación profesional, primero de todo valoramos los espacios de clase, el patio interior de la escuela de primaria o la soleada extensión de terreno enfrente de los salones del grado de secundaria. De buena mañana, con la temperatura muy baja, nos dirigimos al calor de la zona deportiva de secundaria con un nutrido grupo de alumnos. Debutábamos. Las horas y los días en Huilloc nos hicieron crecer: a cada nueva clase, mejor organización, mejor adaptación docente y mejor fluidez en la elección de las actividades. Los alumnos siempre muy participativos y el profesor de educación física de la comunidad siempre a nuestro lado apoyándonos. Aunque advertimos una fuerte tendencia a la enseñanza nuclear del deporte, el segundo día conseguimos un sano equilibrio entre la inercia del trabajo propio y las nuevas propuestas de actividad. Huilloc nos asentó, nos dio seguridad. Los alumnos de Huilloc nos aportaron el conocimiento que nos faltaba para ser mejores docentes en el contexto de las comunidades. Jugando con ellos, nos enriquecieron.

Pampallacta prometía renovadas emociones. Los comentarios de nuestros compañeros más expertos nos alertaban de la crudeza del paisaje y del encanto educativo de la comunidad. Aunque no teníamos la certeza, estábamos mucho mejor preparados y ansiosos para empezar las clases. El largo recorrido hasta Pampallacta era como un hermoso atlas de montañas. Llegamos puntuales, la escuela todavía cerrada y del cielo caían copos de nieve. Recordando el documental Camino a la Escuela, los niños descendían por las montañas desde sus lejanas aldeas siempre con una sonrisa que iluminaba sus brillantes ojos oscuros. ¿De dónde venían? ¿Cuánto tiempo llevaban andando solos?

blog3-rLas clases fluyeron. Desde el primer día, las sesiones de primaria se esfumaban en el tiempo. Los alumnos andinos nos hacían disfrutar de la docencia, siempre atentos, siempre con ganas de aprender. No había grieta cultural, el entendimiento mutuo regía la relación. En los dos días en Pampallacta pudimos impartir clase en el patio de la escuela, centro neurálgico de la comunidad alrededor del cual se alineaban los salones de los diversos grados. Un perro jugaba con nosotros, algunas gallinas picoteaban confiadas. Mientras hacíamos clase, quizá molestábamos a los alumnos que se encontraban en las aulas cercanas. Remarcar también las clases realizadas en el espacio natural habilitado para secundaria. Era un espacio alejado de la comunidad, escondido por unas cuestas que desembocaban en una silenciosa extensión de terreno rodeado de montañas nevadas. El contraste con la educación física urbanizada o encajonada en pequeños espacios artificiales casi nos hería. Educación física en un paraíso natural y con la extrema modestia del material disponible.

blog5-rLos profesores siempre se mostraron muy atentos, ayudándonos con nuestras limitaciones idiomáticas con el quechua, aprovechando el intercambio para aprender recíprocamente en cualquier momento del día. Se nos acumulaban posibles nuevas actividades a realizar pero la sesión de clase imperceptiblemente se hacía muy corta. Pedagogía práctica en mayúsculas. Se notó también nuestra buena aclimatación a la altura, después de unos días moviéndonos con la exigencia de la altitud peruana, nuestro cuerpo respondía mejor a los esfuerzos físicos. Podíamos enlazar las clases porque estábamos mejor físicamente, porque supimos aprender del trabajo realizado en la primera comunidad y, sobretodo, por el comportamiento ejemplar de los niños y niñas de Pampallacta. Nunca hubo una queja, nunca hubo una desconexión; al contrario, siempre se mostraron muy predispuestos a practicar las diversas propuestas de actividad, entregándose con total implicación y demostrando ser muy listos en la resolución de los problemas motores. Unos alumnos que nos enamoraron y a los que les damos las gracias por su gran trabajo y respeto hacia nuestras intervenciones.

Humildemente queremos valorar la presencia de la Educación Física en el Proyecto Urubamba como un gran acierto. Esperamos que nuestra dedicación y entrega haya estado a la altura de la exigencia del proyecto. Deseamos haber dejado una primera semilla de buen trabajo que pueda renovarse en el futuro. Queremos agradecer de todo corazón a las personas que han hecho posible que pudiéramos vivir esta incomparable experiencia pedagógica, a la gente que confió en nosotros para aproximar una educación física de calidad a las comunidades de Huilloc y Pampallacta, que por siempre estarán ya en nuestro recuerdo.

Día 8: finalizando proyectos en las comunidades

Llega el final de la semana y vamos cerrando nuestros primeros 5 días de intervención. Hoy finalizarán muchas de las actuaciones en las comunidades educativas alto andinas y nuestra primera impresión es muy positiva y creemos que hemos profundizado e impactado más que en los años anteriores.

_DSC4982-rEl trabajo en la Comunidad de Pampallacta se acerca a su fin. Con toda la mañana de actividades físicas realizadas por Josep Solà y Verònica Riera con la complicidad de los niños de la escuela cerramos una primera actuación en el campo de la Educació Física nuevo este año. El Proyecto al que hemos bautizado como Kurku Kallpanchay esperamos y deseamos que tenga continuidad en el futuro. Desde nuestro punto de vista ha sido un acierto esta incorporación. Gran mérito tienen por supuesto Josep y Verònica por su entrega, dedicación y calidad humana.

_DSC4776-rSalimos de la comunidad en este aspecto satisfechos. Hemos cedido material informático (3 computadoras All in One para completar la actualización de los equipos) y también material de deporte (como cuerdas de saltar, balones, pelotas de futbol, etc.). Esperemos se haga uso de él durante todo el año. Este es nuestro deseo y el compromiso que pedimos a la comunidad de docentes encabezada por el Director Arturo Peña. Partimos con algun que otro miembro de nuestro equipo donde la experiencia le ha llegado e impactado. Como siempre decimos y la frase no es gratuita: recibimos más que damos.

eyachayemil-rTambién en esta comunidad el trabajo con las cámaras digitales y las computadoras para mejorar las habilidades digitales, escritas y orales de los estudiantes ha tenido su refuerzo liderada por el profesor Emiliano Labrador y ayudado por Alba Llauró. El Proyecto e-yachay en Pampallacta está consolidado y esperamos ver evidencias de uso de las cámaras por parte de los estudiantes durante todo el curso 2019.

eyachay2-rOtro de los grandes puntos a destacar en la jornada del viernes ha sido el gran impacto del Proyecto Ñawi de revisiones oculares en La Salle Urubamba. Estr año nos hemos focalizado en dar cobertura a los estudiantes de primaria y secundaria principalmente. Durante todo el viernes sin descanso el equipo del proyecto Ñawi estuvo realizando revisiones en el colegio de La Salle en primaria y secundaria. Despues de una jornada de más de 10 horas prácticamente sin descanso se consiguieron realizar sólo en esta jornada 202 revisiones optométricas y donar más de 250 gafas de sol.

Próximamente ya realizaremos una entra especial al blog con los datos globales y análisis de la labor realizado por el equipo capitaneado por Rafa Zaragoza y Jordi Mouriño pero decir que durante toda la semana se han consiguido realizar 418 revisiones y se han donado unas 500 gafas de sol además de las gafas graduadas a todos los revisados que les era necesario. Esta gran labor no habría sido posible sin la colaboración de diferentes entidades y personas que nos han apoyado estos últimos 6 meses antes de nuestra llegada a Urubamba.

Y así finalizamos el día con gran satisfacción y contentos por el trabajo realizado. Ahora tendremos un fin de semana para disfrutar de las maravillas del Valle Sagrado pero también para preparar lo que se nos avecina la próxima semana: los 4 cursos de capacitación para estudiantes y docentes de La Salle Urubamba (el quinto ya lo realizamos durante esta semana, robótica) y los dos talleres de Manipulación de Alimentos y Tendencias Tecnológicas.

Día 7: e-yachay, ñawi, kurku kallpanchay…

El jueves 19 fue un día donde todo el equipo sin excepción lo dio todo. Día denso, muy denso. Mucha distribución y logística complicada, pues las actuaciones se dieron en diferents ubicaciones distantes del Valle Sagrado de los Incas: Pampallacta, Huilloc, Urquillos y Urubamba.

La mañana empezó bien temprano: 6:45 a.m. ya estábamos cargando la ranchera para subir el equipo hacia Pampallacta, desplazando a los 3 miembros del Proyecto de Willachikuy (con todo el material para la prueba piloto de NVIS), los 2 del Proyecto de Kurku Kallpanchay (con el material para educación física) y 2 más del Proyecto e-yachay. También subió con nosotros el Hno. José Luís Vadillo y así pudimos desplazar a todo el equipo con dos coches.

A las 8:00 a.m. estábamos en Pampallacta y empezamos a descargar todos el voluminoso material de NVIS así como todo el equipaje que se llevaba, puesto que ese día pernoctaríamos en Pampallacta. Después de la bienvenida que nos dio el Director Arturo Peña con todo el equipo docente, nos distribuimos por proyectos mientras yo volvía hacia Urubamba para recoger al equipo del Proyecto Ñawi que teníamos la revisión esta vez en la Comunidad Educativa de Urquillos.

Llegamos a Urquillos (Rafa, Jordi, Carles, Lola y yo) acompañados de la profesora Maryuri del ISEP La Salle Urubamba. Allí nos esperaban los profesores de Urquillos para empezar las revisiones optométricas. Además de realizar la revisión a todos los niños y niñas de esta pequeña escuela, también ofrecimos este servicios a todos los docnetes y padres y madres de la comunidad que no solicitaron. En total esa mañana realizamos 43 revisiones y repartimos otras tantas gafas de sol además de las gafas graduadas a los que después de la revisión lo requerían.

Kurku-rPor la mañana, Verònica y Josep, arrancaban también su proyecto Kurku Kallpanchay, sobre educación física en la comunidades alto andinas, esta vez en Pampallacta con igual aceptación que en la Comunidad de Huilloc. Junto a ellos se encontraban David, Marta y Quim montando la antena para la prueba piloto de NVIS. Lo hemos denominado proyecto Willachikuy puesto que significa comunicación en quechua.

willachikuyFinalmente Emiliano y Alba se concentraron también en Pampallacta en reforzar el Proyecto e-yachay: introducción de la tecnologia en la educación para crear espacios socio educativos inclusivos. Durante este jueves y también el viernes utilizarían las cámaras Olympus para poder captar la realidad alto andina y poder tomar conciencia también del valor de la cultura inca.

eyachayMientras ocurría esto en Pampallacta, en Urquillos sobre las 2:00 p.m. cerrábamos las revisiones y muy amablemente el equipo directivo y las familias de los estudiantes nos habían preparado una trucha frita con papas deshidratadas para el almuerzo. De aquí salimos corriendo de nuevo hacia La Salle Urubamba puesto que por la tarde empezábamos las revisiones para los estudiantes de superior del Instituto.

EquipoUrquillosEn Pampallacta, los colegas de NVIS se encontraron con problemas externos en su prueba pilota. Instalaron las antenas y todo el equipo necesario para realizarlas transmisiones de prueba entre Pampallacta y Urubamba pero se encontraron con que una emisora de radio local emitía en una frecuencia muy cercana a la que utiliza nuestro proyecto, lo cual dificulta el envío y recepción de señal entre nuestros dos puntos incomunicados. Así que más trabajo paera el equipo y no fácil de solucionar.

willachikuy2-rLa tarde en Urubamba y con el Proyecto Ñawi fue intensa puesto que fueron llegando estudiantes del pedagógico y tecnológico y también algunos estudiantes de secundaria que estaban por allí. Atendimos hasta bien entrada la noche, fría noche en Urubamba estos días, y también donamos gafas de sol a todos los estudiantes y padres de familia que allí estaban.

ñawi-sallePara finalizar el día, nos encontramos al equipo de NVIS que regresaba de Pampallacta puesto que necesitaba ajustar el sistema en Urubamba debido a los inconvenientes hallados. Por otro lado, tambiñen regresaron Mari Romero y Pablo Mongay de Huilloc, donde habían estado todo el día implementando el Proyecto e-yachay, con la donación de cámaras Olympus a la comunidad educativa y trabajando en actividades para fortalecer las competencias digitales de los estudiantes de primaria.

Si esto no fuera suficiente para visibilizar el día más intenso de lo que llevamos aquí, les dejamos con la finalización del Curso de Robótica en La Salle Urubamba para docentes. en esta última sesión los profesores presentaron sus creaciones de robots y la programación realizada en los mismos. el cursos estuvo a cargo de Guim Villa y Laia Seijas.

Proyecto Kurku Kallpanchay

Vamos con un poco de retraso en las crónicas debido a la falta de conexión en las comunidades alto andinas. Esperamos el fin de semana por relatar todo lo acontecido durante esta semana que ha sido intensa, enriquecedora y con gran retorno para todo el equipo. De momento os dejamos con una crónica fantástica del nuevo proyecto que abrimos este año, introduciendo la educación física y el deporte en nuestro Proyecto Urubamba, gracias a Josep Solà y Verònica Riera, nuestros compañeros de la Facultat de Ciències de l’Educació i de l’Esport, Blanquerna. Así hacemos más gran el proyecto y lo extendemos a toda la Universitat Ramon Llull de Barcelona. Lo hemos llamado Proyecto Kurku Kallpanchay, quizá un nombre difícil para los no quechuaparlantes… estamos abiertos a vuestras sugerencias. Aquí va la crónica.

blog16:30 de la mañana. Suena el despertador y nos ponemos en marcha hacia Huilloc. El día se despierta frío y nublado pero pronto nos invade la calurosa y afectiva bienvenida de las niñas y niños de Huilloc que nos reciben con tímidas sonrisas. Después de un deseado tazón de té caliente los pequeños de la zona se dirigen hacia sus aulas para participar en los diferentes talleres. Los dos grupos de tercero empiezan el día con Educación Física. Muchos de ellos vienen preparados con zapatillas pero la mayoría llevan sus habituales ojotas (la sandalias típicas peruanas). El objetivo general del proyecto Kurku Kallpanchay es la inclusión a través del deporte y para ello la sesión se estructura a través de juegos centrados en romper las barreras de género existentes en las comunidades andinas.

blog2La sesión se desarrolla de forma amena y divertida entre quechua y castellano. Estos pequeños tienen un gran interés en aprender y participan muy activamente en la clase de Educación Física. Las barreras existentes entre los dos géneros son palpables en cada juego planteado, sin embargo, a través de las actividades y las reglas parece que se hacen menos visibles. Niños y niñas comparten un mismo espacio, unas mimas reglas de juego y un mismo objetivo, y lo que es más importante, se divierten todos juntos. Parece que el objetivo planteado se cumple aunque somos conscientes que aun queda mucho trabajo por hacer.

Descanso. Finalmente, un momento para recuperar nuestros pulmones. Estos pequeños andinos tienen una fuerza y resistencia que superan en mucho las nuestras. La altitud juega a su favor y su energía nos agota al mismo tiempo que se nos contagia. La escuela se encuentra en un entorno privilegiado a 3.650 metros, un auténtico paraje natural formado por un manto de colores verdes y amarillos que nos recuerdan que a pesar de las muchas carencias que tienen las comunidades, la escuela desarrolla su actividad en medio de un paisaje andino de auténtica belleza y frescura.

blog4Empieza la segunda sesión. Esta vez tenemos al grupo de 40 y las expectativas son altas. El grupo es más reducido y entienden y hablan el castellano perfectamente por lo que podemos incidir más en los detalles y trabajar de forma más dinámica. La sesión fluye, los juegos funcionan, el material es el adecuado y lomás importante, todos estamos disfrutando. Siguiendo la norma que dice que el tiempo vuela cuando lo pasas bien, hemos llegado al final dela sesión y es hora de ir a comer. Niños y niñas recogen sus ponchos y faldas y vuelven a vestirse sus trajes tradicionales de colores alegres en los que predominan tonalidades de rojos y naranjas.

Después de 2 días en Huilloc, estamos muy contentos de haber podido tener la oportunidad de compartir estos aprendizajes con estos pequeños andinos. Sabemos que dos días no son suficientes para dejar huella pero esperamos haber plantado una pequeña semilla que pueda seguir creciendo en los próximos años.

blog3