Sigue la actualidad de la asociación de antiguos alumnos de La Salle-URL. Servicios y actividades para potenciar tu red de networking y carrera profesional.

11 Noviembre 2014 | Publicado por Redacción Alumni

10 reglas para enfrentarse a una presentación

 

Para muchos el realizar una presentación en público (bien sea en el ámbito profesional o en el académico) supone enfrentarse a una situación de ansiedad, miedo, nerviosismo, temblores en la voz e incluso amnesia instantánea.

Para ayudarte a combatir éstas situaciones te ofrecemos una serie de consejos para  mejorar tu habilidad de oratoria.

  1. Regla del 10/20/30.

Es una regla creada por Guy Kawasaki, que nos dice que toda presentación no ha de tener más de diez diapositivas, no puede durar más de veinte minutos y el texto no ha de tener una fuente más pequeña que de treinta puntos.

  1. Práctica.

Es importante que ensayes antes, puedes pedirles a amigos o familiares que te hagan de público y así empezar a romper la barrera del miedo a hablar en público. Graba tu presentación y  escúchala  para darte cuenta de tus malos hábitos, a la hora de hablar, como el uso repetitivo de muletillas “este…”, “o sea…”, “es decir…”

  1. Expresar con sencillez.

El uso de metáforas o acontecimientos de la vida cotidiana nos ayudará a crear una conexión entre las ideas que se quiere expresar y así captar la atención de la audiencia.

Es muy importante el orden de tu presentación.

  • Introducción.
  • Puntos principales.
  • Conclusión/es.
  1. Asistir a otras charlas.

Si hay otros presentadores que presentan antes que tú, intenta ir a escucharles te da la oportunidad de sentir a la audiencia a la cual te enfrentarás después y saber cuál es su estado de ánimo.

  1. Hablar y no leer.

Si estás todo el tiempo leyendo denotará  que no sabes del tema del cual hablas y la audiencia perderá el interés. Muchas veces hablamos girados hacia las diapositivas por miedo al contacto visual, es fundamental éste contacto con el auditorio. Las diapositivas o notas se han de utilizar como una herramienta de soporte.

  1. Respiraciones profundas.

Realiza unas inspiraciones profundas para relajar los músculos y llevar oxígeno a nuestro cerebro. Esto nos permite también hablar mayor tiempo sin ahogarnos.

  1. Ser puntual.

Si llegas con tiempo al lugar de la presentación te da tiempo de comprobar que todo está preparado y así asegurarnos que no habrá ningún imprevisto de última hora. Todo esto ayuda a bajar la ansiedad y a que te adaptes al entorno donde realizarás la presentación.

  1. Lenguaje no verbal.

Tu cuerpo también comunica y cuando éste muestra confianza, tu mente hace lo mismo. No te sientes pues darás la sensación de pasividad,  intenta ayudarte de gestos con las manos y pequeños pasos pero, con moderación, han de ser naturales. 10. Ritmo en la exposición. Inyectar pasión al tema de tu presentación, la harás más viva y tu entusiasmo se puede contagiar al auditorio.

Share

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
5 + 12 =
Resuelva este simple problema matemático y escriba la solución; por ejemplo: Para 1+3, escriba 4.