Blog del grupo de investigación GRITS. Redes de próxima generación para el Internet del futuro, Fog Computing e Internet de las cosas para implementar nuestros diseños personalizados en nubes híbridas ciberseguras, en sistemas de almacenamiento a gran escala y comunicaciones de larga distancia.

11 Febrero 2009 | Publicado por Equipo Editorial Antártida

Comer en una base antártica

Junto a la pregunta de "¿hace mucho frío allí?" y la de "¿has podido tocar algún pingüino?", la frase "¿y qué coméis en la Antártida?" creo que es la más repetida entre familiares, amigos, conocidos... por no nombrar a mi madre, que como toda madre que tenga a su hijo tan lejos de casa, se preocupa en exceso por este aspecto.

¡Un abrazo desde aquí, mamá!!

Pues a continuación desvelaré esta gran incógnita... Haría mal si hablase de una manera muy genérica, ya que, como en cualquier sitio donde se cocina para muchas personas, hay gente que pone un interés estándar, otros le ponen bastante interés y los hay que, de la misma manera que los científicos nos dejamos la piel trabajando para poder obtener los mejores resultados posibles, también se dejan la piel en los fogones.

La gran suerte para nosotros es que aquí, en la Base Juan Carlos I, tenemos al cocinero que lo da todo en los fogones: Ramón. No es que lo diga yo, ni mis compañeros: cuando llegan invitados de barcos que cooperan con nosotros o vienen de visita los compañeros de la Base Búlgara, la opinión siempre es unánime. Aunque hay que decir que disponemos de una fuente de carne excelente, como es Argentina, no se le han de restar méritos a este señor que nos enviará a casa con unos cuantos kilos de más encima, pues como os podéis imaginar los recursos son limitados. No solamente se repite poco en el menú, sino que ante la falta de ingredientes frescos, ya sea porque se hayan acabado o se hayan estropeado (¡estamos en la Antártida!), con una imaginación envidiable es capaz de sorprendernos, del primero al último de nosotros.

También es de agradecer que se pueda escoger entre tantos platos, pues suele preparar cuatro... ¡¡problema!! ¡¡¡No son pocas las veces que he terminado comiéndome los cuatro platos distintos!!!

Además, encaja con gran sentido del humor las bromas que se le suelen hacer, puesto que, exceptuando al meteorólogo, es el que más pilla en la base. Tras una semana o más de clamor popular para que hiciera torrijas, hoy nos ha dejado a todos contentos con las esperadas torrijas. Lo que ha de aguantar, el pobre...

Como podéis ver, mientras Ramón esté aquí en la Base, no hay que sufrir por el tema de la comida... ¡en todo caso hay que preocuparse por si me entrarán o no los pantalones a la vuelta! Pero aunque, como ya he dicho, aquí se come mejor imposible, hay un plato que echo de menos con todo mi corazón... ¡quiero comer sushiiiiiiiiiiiii!!!!!

Eso es todo. En otra ocasión seguiré contándoos otros aspectos curiosos de la Base.

¡Hasta pronto!!!

Share

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
2 + 2 =
Resuelva este simple problema matemático y escriba la solución; por ejemplo: Para 1+3, escriba 4.