Blog del grupo de investigación GRITS. Redes de próxima generación para el Internet del futuro, Fog Computing e Internet de las cosas para implementar nuestros diseños personalizados en nubes híbridas ciberseguras, en sistemas de almacenamiento a gran escala y comunicaciones de larga distancia.

26 Enero 2012 | Publicado por Equipo Editorial Antártida

Diario de una fría aventura - Día 1

Frío atardecer, aunque sea un decir porque no se ve puesta de sol alguna, algo de viento y unas vistas increíbles. A mi derecha un glaciar enorme que casi cubre lo que ve mi horizonte. A mi izquierda una playa de piedras a los pies de unos montes con clapas de hielo y nieve helada apenas cubiertos por algo de musgo. Los marineros echan la zodiac al agua mientras nos indican que ha llegado el momento de enfundarse en los trajes de supervivencia o “tele-tubbie”. En cuanto me lo pongo, no necesito que me expliquen porque les llaman así. Por una escalerita de cuerdas bajamos por la banda estribor. Visto desde cubierta parecía que la zodiac se movía menos. Pero he sobrevivido al paso del Drake, donde se juntan los océanos Índico y Pacífico y donde las aguas no se están muy tranquilas propiciando sendos mareos… sobretodo en el personal científico, no demasiado acostumbrado a navegar. Pero todo eso importa poco ya. Veo la costa cada vez más cerca. El patrón para el motor de la embarcación y la inercia nos empuja los últimos metros. Saltamos de la barca. El agua está muy fría pero para mi sorpresa, enfundados en el traje ni tan siquiera se nota, y eso que sin traje en estas aguas lejos de donde poder salir morirías en apenas unos minutos. Avanzo unos pasos y miro hacia adelante. Allí está la Base Antártica Española Juan Carlos I, mi destino. Los compañeros de base me reciben, bajan mis maletas mientras me ayudan a quitarme el traje. Miro lo que hay a mi alrededor. Me confunde ver tanto océano y no notar el característico olor a sal, aquí el agua es dulce y no salada. El viento y el frío me obligan a ponerme la chaqueta, el gorro y los guantes. Oigo un sonido agudo, roto y algo estridente. Me giro y allí está un pequeño pingüino de pie: que curioso, se ha acercado para observarme. Estoy en la Antártida.

Texto de Marc Travé

Nota: iniciamos con este post el diario personal de Marc Travé en la Base Antártica Española Juan Carlos I. Marc es Ingeniero Técnico de Telecomunicaciones de nuestro centro universitario donde actualmente estudia Ingeniería de Telecomunicaciones y es miembro del Grupo de Investigación en Electromagnetismo y Comunicaciones. Desde este blog relatará su participación en el proyecto científico de La Salle Campus Barcelona en el ámbito de las comunicaciones ionosféricas.

Share

Comentarios

Marc, el relato de tu llegada a la Antártida es fantástico. ¡Estamos deseando saber más!

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
4 + 2 =
Resuelva este simple problema matemático y escriba la solución; por ejemplo: Para 1+3, escriba 4.