Blog del grupo de investigación GRITS. Redes de próxima generación para el Internet del futuro, Fog Computing e Internet de las cosas para implementar nuestros diseños personalizados en nubes híbridas ciberseguras, en sistemas de almacenamiento a gran escala y comunicaciones de larga distancia.

20 Febrero 2012 | Publicado por Equipo Editorial Antártida

Entre ballenas y pinguinos - Día 5

Creo que ya hablé en otro post acerca de los paisajes, pero después de hacer algunas excursiones por Isla Livingstone uno se da cuenta de lo realmente maravilloso que es esto. Lo único engorroso es que cada vez que te metes en una zodiac debes ponerte el traje de supervivencia  o “Tele-tubbie” que es poco cómodo y no muy cálido, pero necesario en cualquier caso. He visto mi primera pinguinera en Caleta Argentina, a una hora andando de la base. Que por cierto, los pingüinos son muy monos, andan de una manera muy graciosa y son muy curiosos y se acerca a ti… pero como si abandonan el nido otras aves se comen a sus pequeños se turnan padre y madre para ir a buscar comida y cuidar de sus retoños. Y no se mueven ni para hacer sus necesidades. Lo que provoca que aquello tenga un desagradable olor. Visitamos Sally Rocks, lugar al que los elefantes marinos tienen por lugar donde tumbarse al sol y donde nos echamos una cabezadita. También fue allí donde un amable lobo marino me atacó. Por suerte, aunque tremendamente peligrosos en el agua por rápidos y fuertes, son tremendamente patosos y lentos en tierra. Después visitamos Bahía Falsa, donde uno de los glaciares más grandes de la isla llega a tocar del océano. Las vistas eran espectaculares y hacía tan buen día que no solo se veía Isla Decepción sino que hasta se veía el continente antártico. De vuelta a base seguimos a unas ballenas que nadaban enfrente de la base con el propósito de hacerles fotos de la cola. La idea era mantenernos a unos 10 metros, porque no está permitido acercarse más. Cuando de repente salieron varias ballenas más que simplemente rodearon la zodiac a menos de cinco o seis metros. Durante unos minutos seguimos a su velocidad, nadando con ellas hasta que se sumergieron para seguir con su viaje. Fueron solo dos minutos, pero creo que fueron dos de los minutos más bonitos de mi vida.

Texto e imagen de Marc Travé Marc es Ingeniero Técnico de Telecomunicaciones de La Salle Campus Barcelona donde actualmente estudia Ingeniería de Telecomunicaciones y es miembro del Grupo de Investigación en Electromagnetismo y Comunicaciones.

Share

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
2 + 1 =
Resuelva este simple problema matemático y escriba la solución; por ejemplo: Para 1+3, escriba 4.