Blog del grupo de investigación GRITS. Redes de próxima generación para el Internet del futuro, Fog Computing e Internet de las cosas para implementar nuestros diseños personalizados en nubes híbridas ciberseguras, en sistemas de almacenamiento a gran escala y comunicaciones de larga distancia.

30 Enero 2009 | Publicado por Equipo Editorial Antártida

Un ingeniero en la Antártida

Hola de nuevo, antes de que se me pase la inspiración o me toque solucionar algún problema inesperado, pensé que estaría bien explicaros qué venimos a hacer exactamente los ingenieros en la Antártida.

Pues la verdad es que si todo fuera idílico, ideal y perfecto, realmente no haríamos casi nada. Las tareas consistirían en montar y desmontar el transmisor, e irlo configurando según las preferencias de los científicos que hay detrás trabajando, para que los datos sean lo más inteligibles posible en el receptor. Nada que no se pudiera hacer con un pequeño manual de usuario. Entonces os vais a preguntar: “¿Y tú qué pintas aquí?”. Mi contestación es que la vida es dura, nada ideal y aún menos perfecta.

A los dispositivos electrónicos les da por fallar cuando llevan un puñado de horas funcionando a la intemperie en condiciones climáticas adversas. Además, hay que reconocerlo: como seres humanos que somos, nos equivocamos, y ningún diseño queda libre de un posible error, grande o pequeño. Aquí aparece la figura del ingeniero, que como la misma palabra indica, aplica todos sus conocimientos y su ingenio para ser capaz de trabajar  tanto de manera proactiva (vigilando que todo vaya bien y detectando los primeros síntomas de un dispositivo que está a punto de fallar) como reactiva (sustituyendo el dispositivo por el de recambio, o buscándose la vida para reparar todo aquello que se haya estropeado).

Todo esto en unas condiciones que no son precisamente las más adecuadas. Tienes las herramientas que tienes, ni más ni menos, y es totalmente inviable pedir un recambio.

Además, excepto en situaciones muy urgentes, si necesitas la ayuda de tus compañeros de trabajo tiene que ser vía e-mail, lento y poco práctico (cuando funciona, ¡claro!). De hecho, el fin de semana pasado, del 16 al 18 de Enero, fue bastante entretenido. Detecté una avería en un dispositivo de recambio que, por suerte, fui capaz de solucionar... ¡¡¡después de sustituir ni más ni menos que 38 relés!!! ¡¡¡Desesperante!!!

En esta foto podéis ver el dispositivo mientras lo estaba reparando. De momento esto es todo, crucemos los dedos para que no se estropee nada más y me quede tiempo de hacer muchas otras cosas que tengo pendientes.

Si tenéis cualquier duda, no os cortéis en preguntar.

¡Un Abrazo!!

 

Share

Comentarios

Hola! acabo de encontrar este blog y me ha parecido bastante (muy) interesante.
Bueno, en primer lugar decir que soy teleco en potencia, ya que estoy en 4º de carrera. Desde hace poco tiempo me estoy interesando por la Antártida, y claro está, buscando información de cómo aplicar teleco al continente helado me he encontrado con este blog. Lo he leido y me parece muy interesante.
A partir de ahora estaré pendiente de las modificaciones que vayas (o vayais) haciendo. Por cierto, el bloq lo llevas tu (ingeniero de teleco) o lo llevais entre varios?¿?¿?
Bueno, os felicito por buestro trabajo alli, y ánimo.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
9 + 1 =
Resuelva este simple problema matemático y escriba la solución; por ejemplo: Para 1+3, escriba 4.