Conoce las últimas tendencias en herramientas y técnicas en project management y las últimas tendencias en soft skills: gestión de equipos, liderazgo, etc.

26 Marzo 2020 | Publicado por laura.blanco

¿Tiempo de crisis? No, tiempo de revolución... de revolución interior

Desde hace varios años soy profesora de Neuroliderazgo en La Salle Campus Barcelona y colaboro como psicóloga especialista en psicodiagnóstico con Arise Culture & People del Grupo Nexe the Way of Change, una consultoría especializada en procesos de cambio y transformación que tiene como lema “hacemos que las cosas pasen” y que se define a sí misma como “aceleradora del cambio en las organizaciones que afrontan retos de evolución del modelo de crecimiento”. Y sin pretender hablar del grupo desde un interés particular voy a centrarme en algunas de las palabras que utilizan y me han llamado mucho la atención teniendo en cuenta la situación actual por la que está pasando el mundo de manera global. Palabras como modelo, cambio, reto, transformación, crecimiento, evolución, adquieren todo su sentido ante esta aparente crisis. Y digo aparente, porque es lo que parece desde la forma, pero tal vez, desde el fondo, no lo sea tanto y más que un tiempo de crisis sea un tiempo de revolución.

Tiempo de una profunda revolución interior que nos lleve a destruir los viejos modelos de respuesta y lanzarnos a lo desconocido sin miedo a soltar lo familiar cuando la sorpresa nos pilla desprevenidos y el miedo invade nuestro espacio mental. Curiosamente el miedo no nace de lo desconocido sino precisamente de desprenderse de lo conocido.

Hoy se nos plantea un gran reto, organizar los asuntos del mundo (familia, sociedad, organizaciones, economía, política). Un desafío que va a exigir por nuestra parte un cambio de hábitos, costumbres, modos de hacer y estar que nos permita transformarnos en mejores personas que continúan creciendo y evolucionando hacia una dimensión más consciente donde caminar juntos y unidos en pro de un mutuo beneficio. En consultoría lo llaman cambio cultural y no hay duda de que las circunstancias actuales nos invitan a dirigirnos hacia una transformación global donde los valores compartidos sean la prioridad. Pero nada de eso ocurrirá si no somos capaces de cargarnos, literalmente, los viejos patrones de pensamiento y formas de hacer en el mundo. Una verdadera revolución interior que nos lleve a cooperar y ser solidarios entre nosotros. Necesitamos líderes conscientes y revolucionarios capaces de trasformar el potencial individual en potencial colectivo. Somos una gran comunidad y estamos todos interconectados, si la pandemia que estamos viviendo se ha extendido con esa rapidez, también pueden hacerlo las buenas intenciones.

Y no vamos a engañarnos, las buenas intenciones se alcanzan desde el propio equilibrio. Desde lo que pensamos, sentimos y hacemos, con altas dosis de coherencia y seriedad. Porque es un momento, también, de ser tremendamente serios, por eso el autoconocimiento es tan importante y fundamental a la hora de hacer frente a situaciones que amenazan y ponen en riesgo nuestro equilibrio, personal, social, organizacional y mundial. Porque nosotros somos el mundo y nuestro desequilibrio es el desequilibrio del mundo. Al conocernos y entender la complejidad de nuestros pensamientos y los sentimientos derivados de ellos, seremos capaces de tomar decisiones más acordes a nuestra potencialidad real y evitar así las posibles interferencias (miedo, incertidumbre, angustia, ansiedad, depresión) que puedan hacernos perder nuestro equilibrio y armonía interior.  La auténtica crisis reside dentro de uno mismo, en nuestra psique, en nuestra mente. Si no hay equilibrio interno no puede haber equilibrio externo y eso puede convertirse en otra clase de pandemia.

 

Emma Barthe, profesora del Curso de Neuroliderazgo de La Salle-URL.

Responsable del programa de Neuroliderazgo y Psicodiagnóstico de Arise Culture & People del Grupo Nexe de Way of Change

Share

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
11 + 0 =
Resuelva este simple problema matemático y escriba la solución; por ejemplo: Para 1+3, escriba 4.